La Ciencia y la Religión No Están en Lucha

Contrario a lo que piensa la mayoría de las personas, no existe una lucha entre la ciencia y la religión, al menos no en la forma que los medios nos la quieren representar.

Durante cientos de años, al inicio del cristianismo, la primitiva Iglesia se encargó de cuidar, esconder, y proteger miles de escritos científicos que estuvieron a punto de ser destruidos por hordas de bárbaros. Fueron los monjes de los conventos que se aventaron la increible tarea de transcribir a mano dichos textos, y no una sino varias veces.

Además, fue la Iglesia Católica la primera en financiar muchas actividades científicas y a muchos pensadores. Muchos de los científicos recibieron protección de nobles gracias a la influencia de la Iglesia.

El Renacimiento

Indudablemente, el Renacimiento no exisitiría si los Papas no hubieran patrocinado financieramente el pensamiento científico y las artes. Entre 1417 y 1534, Papas descendientes de las familias Medici, Rovere y Borgia, las más poderosas de Italia, pusieron mucha de su lana para lograr lo que ahora conocemos como El Renacimeinto.

El caso de Galileo Galilei

En muchas ocasiones nos han dicho el caso de Galileo y cómo fue perseguido por la Inquisición de la Iglesia Católica. Pero conozcamos los verdaderos hechos:

Galileo no era una perita en dulce, era canijillo, un tigre como muchos dirían. Estudió para ser sacerdote, per luego fue llamado a estudiar a la Universidad de Pisa. Decidiendo ser casto y puro, no se casó, pero si tuvo 2 hijas con una mujer. Como no eran hijas reconocidas por él, les prohibió casarse y las obligó a convertirse en monjas. Luego tuvo un hijo al que mucho tiempo después sí reconoció y le permitió casarse, ¿Cómo la ves?

El señor era en verdad un gran científico que recibió apoyo en sus investigaciones por parte de los Jesuitas. Cuando comenzó a presentar su apoyo a la idea de Copérnico de que el universo no giraba en torno a la Tierra, sino al Sol, fueron sus amigos astrónomos quienes lo comenzaron a criticar y a atacar, atrayendo el caso de la Inquisición Romana, que al estudiar su caso determinó que su idea no podía catalogarse como mala, sino como una posibilidad, y la aceptó como una teoría. ¡Ajá! ¡Esa no te la sabías!

¿Cuál fue la reacción de Galileo? En un momento de enojo, publicó un nuevo tratado de la misma teoría, pero esta vez atacando a uno de sus principales financiadores: el Papa Urbano VIII. Hasta los Jesuitas le retiraron el apoyo por su imprudencia.

Galileo vivió en su casa en arresto por esta acción… por cuarenta años con libre tráfico y una vida normal.

 

No quiero decir que la Iglesia no haya cometido barbaridades. Eso no lo puedo negar, pero también es justo que reconozcamos el verdadero apoyo del Cristianismo al desarrollo de la Ciencia y la Tecnología. ¿No lo crees?

Author: Oscar Editor

Oscar es el editor de NosRodea.com

Share This Post On

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.