Lecturas del Domingo: Junio 20, 2021 – Hasta el viento y mar le obedecen

Calmando la tormenta

Calmando la tormenta, por Eugène Delacroix – XgFv3_H4-ybovw at Google Cultural Institute maximum zoom level, Public Domain, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=22491616

Hoy es el duodécimo Domingo del Tiempo Ordinario. Las lecturas de este día están muy relacionadas con el mar, presentándolo como un ser arrogante y violento; pero, el mismo Dios y Jesús le ponen sus límites y lo saben poner en su lugar.

Dice el Evangelio de San Marcos de hoy:

Un día, al atardecer, Jesús dijo a sus discípulos: “Vamos a la otra orilla del lago”. Entonces los discípulos despidieron a la gente y condujeron a Jesús en la misma barca en que estaba. Iban además otras barcas.
De pronto se desató un fuerte viento y las olas se estrellaban contra la barca y la iban llenando de agua. Jesús dormía en la popa, reclinado sobre un cojín. Lo despertaron y le dijeron: “Maestro, ¿no te importa que nos hundamos?” Él se despertó, reprendió al viento y dijo al mar: “¡Cállate, enmudece!” Entonces el viento cesó y sobrevino una gran calma.  Jesús les dijo: “¿Por qué tenían tanto miedo? ¿Aún no tienen fe?” Todos se quedaron espantados y se decían unos a otros: “¿Quién es éste, a quien hasta el viento y el mar obedecen?”.

Nosotros somos como los discípulos en la barca. Con los vaivenes de la vida, nos asustamos y tememos por lo que nos vaya a pasar. Tenemos eventos y calamidades que se estrellan con nosotros.

Y tenemos miedo.

Toda nuestra atención debe estar para con Dios. Las olas que se estrellan en nuestra existencia cotidiana son espejismos. Tal vez alguien diga: “¡Sí, claro! Esta enfermedad es un espejismo; esta falta de trabajo no existe; este hijo que se descarriló es mi imaginación”.

Pero, la lectura de hoy es muy clara: ¿Aún no tenemos fe?

Con todo tu corazón, con toda tu fuerza, con todo tu ser, pídele a Dios en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que te quite esa enfermedad. Que te de la oportunidad de volver a trabajar. Que ilumine a ese muchacho para que vuelva a la vida correcta.

Pide. Pide con fervor. Pide con fe.

Y nuestro Señor Jesús escuchará tu oración. Y a Él, hasta el viento y el mar le obedecen.

 

Author: Oscar Editor

Oscar es el editor de NosRodea.com

Share This Post On