Pascua 2018 – Quinto Domingo de Pascua: El Viñador, la vid y los sarmientos

vid soportada en un tendril

La Vid, por Christopher Meloche, USDA ARSThis image was released by the Agricultural Research Service, the research agency of the United States Department of Agriculture, with the ID D199-1 (next).This tag does not indicate the copyright status of the attached work. A normal copyright tag is still required. See Commons:Licensing for more information.English | français | македонски | +/−, Public Domain, Link

La semana pasada, Jesús nos hablaba con una hermosa parábola que él era el buen pastor. Esta semana, se vuelve a dirigir a nosotros con otra parábola igualmente bella, la de la Vid.

Dice Jesús: “Yo soy la verdadera vid y mi Padre es el viñador. Al sarmiento que no da fruto en mí, él lo arranca, y al que da fruto lo poda para que dé más fruto”.

Dar fruto es no quedarse con las brazos cruzados. Si eres una persona que estudió arquitectura –o cualquier otra profesión–, se espera que logres grandes cosas, pues recibiste una educación que muchos quisieron, pero no la tuvieron. Si eres carpintero, se espera que con tu experiencia manual hagas obras hermosas y prácticas pues recibiste una habilidad que muchos quieren, pero no la tienen.

Y si eres dibujante, ingeniero, barredor de calles, científico, o cualquier otra profesión, se espera siempre lo mejor de ti.

Pero si eres arquitecto, carpintero, dibujante, ingeniero, barredor de calles, científico, o cualquier otro trabajador, y sólo te la pasas quejándote, y cumples de mala gana –o ni siquiera cumples tu trabajo y lo dejas a medias–, entonces no estás viviendo de acuerdo a Jesús. Entonces, ¿qué estás haciendo?

Pero si haces lo mejor, te entregas y además ayudas a los demás con tu trabajo, pues quiere decir que en realidad estás bien sujeto al tallo de Jesús. Y para cerrar con broche de oro, si además de hacer lo mejor, y ayudar a los demás, le das gracias a Dios y le ofreces tu trabajo como sacrificio moderno para alabarlo, ¡Uff! ¡Ahora si te ganaste el mayor de los premios!

Termina Jesús diciendo: “Si permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran y se les concederá. La gloria de mi Padre consiste en que den mucho fruto y se manifiesten así como discípulos míos”.

Y tú, ¿Estás dando fruto con Jesús?

 

Author: Oscar Editor

Oscar es el editor de NosRodea.com

Share This Post On

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.