Alma y Espíritu

Se entiende que nuestros cuerpos son elementos biológicos imperfectos: nacemos, crecemos, nos reproducimos, desarrollamos enfermedades,  cambiamos, y en un proceso constante nos vamos gastando. Es algo natural que compartimos con todos los seres de la naturaleza.

No me malinterpretes. El cuerpo humanos es una maravilla en todos los aspectos.

Sin embargo –y por más que Neil deGrasse Tyson, Carl Sagan, Stephen Hawkins, y otros carbones digan lo contrario– el cuerpo en sí no puede funcionar solo, necesita del Alma y el Espíritu para poder vivir primero y luego comprender su alrededor, para poder sentir, para poder amar.

El Alma es la combinación de cuerpo y vida, es la verdadera chispa que permite la vida. Todos los seres vivos tienen Alma.

El complemento del alma es el Espíritu, el cual representa la unión de un ser con Dios. Es el enlace íntimo de nuestra vida con nuestro Creador. Usualmente, el espíritu te es dado, tu lo recibes.

Un cuerpo sin espíritu es sólo un elemento biológico como la bacteria o el virus, los cuales realizan sus acciones pero no avanzan más alla, no son capaces de amar o de sentir compasión, ternura, cariño.

Aquí te va un hecho muy interesante: los animales tienen alma, pero muchos dicen que no tienen espíritu. Yo difiero de eso: algunos animales logran desarrollar un espíritu.

Todos nacemos con entendimiento biológico. Una mosca sabe que tiene que comer, reproducirse, vivir. Lo mismo ocurre con una vaca.

Decía el escultor Henry Moore: Si tu pones un arreglo de joyas de oro sobre el césped o grama, y se lo enseñas a una vaca, ella desdeñará el oro y se comerá lo verde. Pero nosotros vemos arte, vemos más allá de lo que nuestros sentidos nos enseñan.

El espíritu es una liga con Dios. Cuando una persona pierde lo pierde desaparece esa relación íntima, y eso no es algo poco común: desafortunadamente ocurre con mucha frecuencia.

La Parábola del Invitado sin Vestido de Fiesta

Entró el rey a ver a los comensales, y al notar que había allí uno que no tenía traje de boda, le dice: “Amigo, ¿cómo has entrado aquí sin traje de boda?” El se quedó callado. Entonces el rey dijo a los sirvientes: “Atadle de pies y manos, y echadle a las tinieblas de fuera; allí será el llanto y el rechinar de dientes.” Porque muchos son llamados, mas pocos escogidos.
Mateo 22, 11-14

¡Agárrenlo y échenlo pa`fuera! "Teachings of Jesus 29 of 40. the man without a wedding garment. Jan Luyken etching. Bowyer Bible" by Phillip Medhurst - Photo by Harry Kossuth. Licensed under FAL via Commons.

¡Agárrenlo y échenlo pa`fuera! “Teachings of Jesus 29 of 40. the man without a wedding garment. Jan Luyken etching. Bowyer Bible” by Phillip Medhurst – Photo by Harry Kossuth. Licensed under FAL via Commons.

Los invitados son las almas, ¿A qué crees que se refiere Jesús cuando habla de un comesal sin traje de boda? ¡Pues a una Alma sin Espíritu! ¿Echarle a las tinieblas? pues creo que sabes de dónde estamos hablando, ¿verdad?

Acerca de los asesinos, malechores, ladrones

Viendo todos los días las noticias de todas las barbaridades unca falta quién pregunte: ¿Por qué existen asesinos tan sanguinarios? ¿Cómo es posible que lleguemos a tales grados de horror?

No nos queda mas que pensar que toda esa gente tiene Alma, sí por que están vivos. Pero no tienen espíritu. Son seres como las bacterias: viven y existen, pero al final de sus dias: “Atadle de pies y manos, y echadle a las tinieblas de fuera; allí será el llanto y el rechinar de dientes.”

Author: Oscar Editor

Oscar es el editor de NosRodea.com

Share This Post On

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.