Apocalipsis – Parte IV

Capítulos

los cuatro seres vivientes

Una de las mejores representaciones del relato del dia de hoy con los cuatro seres vivientes, los 24 ancianos, y el Cordero, todos ante Dios.

Ahora Juan nos platica que está presente frente al trono de Dios. Nos dice que hay 24 ancianos (dos por cada uno de las 12 tribus originales de Israel) y cuatro seres vivientes, con alas y llenos de ojos. Todos los miembros reunidos frente al trono de Dios están constantemente alabándolo y grlorificándolo.

Recuerda que los múltiples ojos quieren decir que están eimpre alerta, son de mirada penetrante y que no se les escapa nada.

¿Quiénes o qué son estos seres? Piensa que son algo así como los asesores de Dios, y representan muchas de las cualidades del Señor:

  • Un León: representa realeza y nobleza.
  • Un Toro: representa fortaleza.
  • Un Hombre: Inteligencia, sabiduría.
  • Una Aguila: Un ser sublime.

Pero, he aquí un dato muy curioso: estos seres han sido mencionados antes en la Biblia. Para ser más específicos en:

  • Ezequiel, capítulo 1.
  • Daniel, 7, 7-13.

Recuerda también que Ezequiel y Daniel tenían el don de la profecía, y hablaban de eventos muy similares al apocalipsis de Juan.

¿Quiere esto decir que Juan copió los datos mencionados por los dos anteriores profetas? No, sino todo lo contrario: Juan reafirma y confirma los predicho por los Ezquiel y Daniel, pero además agrega una gran número de elementos a sus profecías.

Ahora tenemos tres fuentes diferentes que confirman la veracidad del los eventos relatados en el apocalipsis.

¿Porqué son seres tan terríficos los relacionados con Dios? Nuestro entendimiento es limitado. Recuerda que no debemos tratar de entender estas lecturas en los límites de una vida y razón humana. Esto va más allá, y nada nos dice que todo tiene que ser al estilo humano.

La entrada del Cordero

Dios en el trono tiene un libro con cerrado con siete sellos. Un angel proclama: ¿quién es lo suficientemente puro para romper los sellos y abrir el libro? Cuando Juan ve que nadie es digno de romper los sellos se pone a llorar. Pero un anciano le dice que no se preocupe, el Cordero recién sacrificado es el único que tiene el derecho, la dignidad y la pureza para proceder.

Entonces un Cordero está de pie, frente a Dios, y él es quien toma al libro.

¿Porqué no es Jesús en su forma humana, como nos lo han narrado los evangelios?, ¿Porqué tiene que ser en forma aberrante, en forma de Cordero?

De nueva cuenta, no pienses en los límites humanos. El mismo Juan luego dice que el Cordero toma con su “mano derecha” el libro y comienza a romper los sellos. Fíjate que dice “mano” y no “pata“. Eso nos indica que la visión del narrador cambia constantemente, y muy posiblemente lo que él cree que es un cordero, tal vez sea una interpretación de su corazón. No lo sabemos. Sólo conocemos lo que Juan nos está diciendo en su carta.

La siguiente parte será la apertura de los siete sellos… y la aparición de los famosos Cuatro Caballos del Apocalipsis.

Author: Oscar Editor

Oscar es el editor de NosRodea.com

Share This Post On

Trackbacks/Pingbacks

  1. Apocalipsis – Parte V | Nos Rodea - […] con los famosos Caballos del Apocalipsis. Cada vez que el Cordero rompa uno de estos sellos, uno de los…

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.