El dolor de San Pablo lo llevaba en la piel

Literalmente, San Pablo llevaba en la piel el dolor del martirio por llevar la Palabra de Dios.

En efecto, muchos estudiosos dicen que San Pablo tenía lepra.

Y en esta semana, el Evangelio nos habló de los diez leprosos que salieron al paso a Jesús y sus discípulos, y en la segunda lectura tenemos este pasaje de la Carta de Pablo a Timoteo:

“Querido hermano: siempre que Jesucristo, descendiente de David, resucitó de entre los muertos, conforme al Evangelio que yo predico. Por este Evangelio sufro hasta llevar cadenas, como un malhechor; pero la Palabra de Dios no está encadenada. Por eso, lo sobrellevo todo por amor a los elegidos, para que ellos también alcancen en Cristo Jesús la salvación, y con ella, la gloria eterna”.

Este es uno de los pasajes que habla del constante sufrir de Pablo. Y en todos sus viajes y peregrinajes siempre vivió con el dolor en su cuerpo, con mala salud, y el repudio constante por su enfermedad.

Pero nunca se echó para atrás.

Que la vida de San Pablo sea un ejemplo para todos los que a veces nos sentimos cansados, con dolor, y que no queremos seguir adelante por los pequeños detalles de la vida.

Author: Oscar Editor

Oscar es el editor de NosRodea.com

Share This Post On

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.