La comunión espiritual

comunion sin preparacion800px

Comunión con los brazos cruzados. Foto Nos Rodea.com

La Iglesia Católica nos enseña que para recibir la comunión debemos estar preparados en nuestro corazón, sin pecados graves. Esto quiere decir no podemos recibir la comunión si tenemos faltas graves de las que no nos hemos arrepentido de corazón, como adulterios, robos, o hasta muertes.

Pero si son faltas sencillas, de las que cometemos todos los días, se nos está permitido recibirla, siempre y cuando hagamos el propósito de confesarnos a la brevedad posible con un sacerdote.

Usualmente, nuestro corazón y nuestra alma nos dirán si podemos comulgar o no. En caso de que tú mismo no te sientas en gracia con Dios –por ejemplo, si tienes una angustia por algo que hiciste, o para los divorciados, u otras personas que no se han confesado en mucho tiempo– puede formarte en la fila de la comunión con los brazos cruzados como muestra la foto y no recibas la hostia. El servidor o el mismo sacerdote entienden el significado de los brazos en esa posición y sólo te darán una bendición en tu cabeza, a la que debes responder con un simple “Amén”.

Ya en tu lugar, puedes rezar esta sencilla oración, conocida como la comunión espiritual:

“Jesús mío, creo firmemente que estás en el santísimo Sacramento del altar. Te amos sobre todas las cosas y deseo tenerte en mi alma. Ya que ahora no puedo recibirte sacramentalmente, ven por los menos espiritualmente a mi corazón. Como si ya hubieses venido, te abrazo y me uno todo a ti; no permitas que jamás me aparte de ti. Amén”.

 

Author: Oscar Editor

Oscar es el editor de NosRodea.com

Share This Post On

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.