Los datos históricos de la Crucifixión

Jesús crucificado

Detalle de cuadro en relieve de Jesús crucificado. Iglesia de Corpus Christi. Lawrence, MA. Foto del autor.

Existen muchas personas que dudan, se burlan o siembran dudas acerca de la existencia de nuestro Señor Jesús, pues dicen que por estar descrita su vida en “narraciones” debemos ponerlo en el mismo nivel que Robin Hood u otros personajes no-comprobados.

Existen muchos documentos históricos que documentan científicamente los acontecimientos descritos en los evangelios (al menos cuatro documentos históricos completo con detalles comprobados de fechas y personas, y escritos por cuatro personajes diferentes en diferentes épocas).

Hoy vamos a hablar de dos detalles de la crucifixión. Primero, detalle histórico de costumbre romana: Al soldado romano encargado de vigilar a Jesús crucificado se le pide que le quiebre las piernas después de que nuestro Señor ha expirado. Esta es una práctica común en este tipo de castigo, pues se temía que los criminales pudieran escapar al haber fingido su muerte.

De hecho, a los dos ladrones que murieron con Jesús sí les quebraron las piernas.

El soldado le dijo a su superior que él no veía el caso en eso, pues el Hijo del Hombre, efectivamente había muerto. Así, se cumplió la profecía que decía que a Jesús no se le quebraría ni un hueso.

Pero el oficial superior necesitaba prueba de la muerte, y pidió la segunda forma que los romanos usaban para determinar que la persona en la cruz efectivamente había fallecido: traspasar el cuerpo con una lanza.

He aquí el segundo detalle: Jesús fue traspasado y su cuerpo expulsó agua. ¿Por qué salió este líquido y no sangre? Este es el gran detalle científico de que en el cuerpo muerto, la sangre deja de fluir por el interior, y por gravedad se deposita la parte más pesada en las extremidades inferiores, separando el plasma del agua, que es mas ligera… y quedando ésta arriba.

El oficial no pinchó a Jesús en la piernas, pues sabía que saldría sangre a chorros. Picó en el lugar preciso del medio para corroborar que ahí se separaba la sangre del agua y ésta no saldría con tanta presión.

Pequeños detalles históricos, pero precisos. A callar bocas.

Author: Oscar Editor

Oscar es el editor de NosRodea.com

Share This Post On

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.