Lecturas del Domingo: Julio 28, 2019 – Pidan y se les dará

Pidan y recibirán

“Pidan y recibirán”, ilustración por Phillip Medhurst – Photo by Harry Kossuth, FAL, Link

Recuerdo un día que uno de nuestros hermanos separados –término con el que se les llama en la Iglesia Católica a los hermanos protestantes– me dijo un poco fastidiado que los cánticos escandalosos de las iglesias católicas, especialmente aquellas con coros carismáticos, no eran del agrado a Dios, ya que a Él no se le debía de “molestar” con insistencias acerca de nuestras mundanas necesidades.

El Evangelio de San Lucas de hoy nos dice exactamente lo contrario:

“Supongan que alguno de ustedes tiene un amigo que viene a medianoche a decirle: ‘Préstame, por favor, tres panes, pues un amigo mío ha venido de viaje y no tengo nada que ofrecerle’. Pero él respondió desde dentro: ‘No me molestes. No puedo levantarte a dártelos, porque la puerta ya está cerrada y mis hijos y yo ya estamos acostados'”.

Tomemos en cuenta que las casas en ese entonces no contaban con las cómodas cerraduras de que disponemos en la actualidad, a las que les ponemos el seguro y –en casos avanzados– un password para controlar el mecanismo con nuestros teléfonos.

No. En esos días, al cerrarse la puerta era para ya no abrirla hasta el día siguiente, pues había que mover grandes rocas o quitar enormes tablones que las bloqueaban. Una persona tendría muchos problemas para abrirla ella sola; por eso la narración de Jesús menciona que los hijo ya estaban acostados.

Jesús continuó: “Si el otro sigue tocando, yo les aseguro que aunque no se levante a dárselos por ser su amigo, sin embargo, por su molestia insistencia, sí se levantará y le dará cuanto necesite.
“Así también les digo a ustedes: Pidan y se les dará, busquen y encontrarán, toquen y se les abrirá. Porque quien pide, recibe; quien busca, encuentra; y al que toca, se le abre. ¿Habrá entre ustedes un padre que, cuando su hijo le pida pan, le de una piedra? ¿O cuando le pida un pescado le de una víbora? ¿O cuando le pida huevo le de un alacrán? Pues si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¿cuánto más el Padre celestial dará el Espíritu Santo a quienes se lo pidan”.

Que tu boca nunca deje de alabar a Dios. Y nunca temas o te avergüences de pedirle a Dios por tus necesidades o las de los demás.

Author: Oscar Editor

Oscar es el editor de NosRodea.com

Share This Post On

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.