Pascua 2018 – Tercer Domingo de Pascua

Milagro de Emaús

Una bellísima representación de la aparición de Jesús a los peregrinos de Emaús. Disfruten del efecto de luces. Por Matthias StomSelf-photographed, Photograph taken at: Corps et Ombres : Le Caravagisme européen, Musée des Augustins, 23 July 201214 October 2012 , Caroline Léna Becker, Public Domain, Link

La Pascua llegó y tuvimos la gran celebración hace dos domingos, durante la Resurrección. La semana pasada tuvimos el Domingo de Misericordia, y hoy comenzamos en forma la Pascua.

Así como tenemos cuatro domingos de Adviento para prepararnos para la llegada de la Navidad, así tuvimos los cuarenta días de la Cuaresma para prepararnos para la Resurrección. Pero, en esta ocasión, el evento es tan importante, que se extenderá por varias semanas.

Este año, no escucharemos el hermoso relato de la aparición de Jesús a los peregrinos de Emaús, sino que leeremos qué fue lo que sucedió después: Cuando les estaban contando a los Once Apóstoles –Judas, obviamente no está más con ellos– lo que les sucedió en el camino, Jesús se les volvió a aparecer de entre las sombras del lugar donde se encontraban.

Imaginemos por un momento: no hay energía eléctrica ni luces como ahora. Están casi en tinieblas porque tienen miedo a prender lámparas, pues los judíos los están buscando. Es posible que sólo tengan una velita, y a su luz están más de once personas rodeándola. De repente, la figura de Jesús aparece de la nada y los saluda.

La reacción que podemos esperar: “Ellos, desconcertados y llenos de temor, creían ver a un fantasma”.

Jesús respondió:

“No teman; soy yo. ¿Por qué se espantan? ¿Por qué surgen dudas en su interior? Miren mis manos y mis pies. Soy yo en persona. Tóquenme y convénzanse, un fantasma no tiene ni carne ni huesos, como ven que tengo yo”.

Constantemente Jesús nos llama a no temer, a no dejar que el miedo se apodere de nuestro corazón. Su pregunta “¿Por qué surgen dudas en su interior?” no es una al azar, no se trata de un relleno. Es algo muy importante: No duden, crean. Llegarán momentos en los que apóstoles se verán ante situaciones que los harán vacilar, pero estas palabras de Jesús les darán fuerzas y energía.

Pero no nada mas a los apóstoles, sino a todos nosotros. El mensaje de Jesús es para que, cuando estamos en las circunstancias más difíciles de nuestras vidas tengamos la esperanza de que, por su resurrección, las cosas se pueden arreglar, y muchas veces de forma que parecerá milagrosa.

Todos hemos sido testigos de este poder, de una forma u otra. La recuperación de un ser querido, el conseguir un buen trabajo, el consejo o consuelo de alguien cuando más lo necesitamos.

Jesús, después de 2000 años, sigue diciéndonos: No duden, crean.

Author: Oscar Editor

Oscar es el editor de NosRodea.com

Share This Post On

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.