Pascua 2019, Séptimo Domingo: Los Discípulos

La crucifixión de San Pedro

“El martirio de San Pedro”, por Caravaggio, Public Domain, Link

Esta semana escuchamos cómo Jesús recuerda el trabajo y sacrificio de los que lo aman y siguen. En el Evangelio de San Juan que escuchamos hoy, Jesús hace una hermosa plegaria a Dios Padre:

“Padre, no sólo te pido por mis discípulos, sino también por los que van a creer en mí por la palabra de ellos, para que todos sean uno, como tú Padre, en mí y yo en tí somos uno, a fin de que sean uno en nosotros y el mundo crea que tú me has enviado.
“Y les he dado la gloria que tu me diste, para que sean uno, como nosotros somos uno. Yo en ellos y tú en mí, para que su unidad sea perfecta y así el mundo conozca que tu me has enviado y que los amas como me amas a mí.
“Padre, quiero que en donde yo esté, estén también conmigo los que me has dado, para que contemplen mi gloria, la que tu me diste, porque me has amado desde antes de la creación del mundo.
“Padre justo, el mundo no te ha conocido; pero yo sí te conozco y éstos han conocido que tu me enviaste. Yo le he dado a conocer tu nombre y se lo seguiré dando a conocer, para que el amor con que me amas esté en ellos, y yo también en ellos”.

Seguir a Jesús es a veces difícil y duro. Para nosotros, que vivimos en un mundo hasta cierto punto tranquilo y sin persecución por ser Católicos y Cristianos, es mu cómodo y fácil hacer estos comentarios. Por eso, no olvidemos que gracias a los sacrificios de los Católicos y cristianos en medio oriente, China, África, y el sudeste de Asia la Palabra de Dios sigue caminando por el mundo.

Hagamos honorable el sacrificio de estos hermanos y construyamos nuestras propias vidas basadas en su ejemplo de trabajo y amor por nuestro Señor Jesucristo.

Author: Oscar Editor

Oscar es el editor de NosRodea.com

Share This Post On

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.