Pascua 2020: Oración Final de Jesús

El arresto de Jesús, el beso de Judas, del autor Giottohttp://geoffwren.blogs.com/photos/museum/kiss_of_judas.html ] [dead link], Dominio público, Enlace

Durante las últimas semanas, hemos estado escuchando las lecturas del Evangelio de San Juan referentes a lo que sucedió después de la última cena. Hoy concluímos con la última parte del sermón de Jesús a sus discípulos, justo antes de ir al Huerto de Jetsemaní, en donde horas después será aprehendido.

La semana pasada, al depedirse de ellos Jesús los animaba a seguir adelante con un mensaje de esperanza. Ahora, Jesús encomendará a Dios a todos aquellos que lo siguen y que lo aman:

“En aquel tiempo, Jesús levantó los ojos al cielo y dijo: ´Padre, ha llegado la hora. Glorifica a tu Hijo, para que tu Hijo también te glorifique, y que por el poder que le diste sobre toda la humanidad, dé la vida eterna a cuantos le has confiado. La vida eterna es que te conozcan a tí, único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien tú has enviado´”.

En los pasados domingos, Jesús les ha estado diciendo a sus discípulos que él está por irse de este mundo, pero ellos no han entendido esta parte del mensaje. Ellos saben en su corazón que Jesús es el verdadero Mesías, y Pedro lo ha aceptado como el verdadero Hijo de Dios. Pero para ellos, la simple idea de que Jesús sea aprehendido y muera, está lejos de toda lógica.

“Yo te he glorificado sobre la tierra, llevando a cabo la obra que me encomendaste. Ahora, Padre, glorifícame en tí con la gloria que tenía antes de que el mundo existiera.
“He manifestado tu nombre a los hombres que tú tomaste del mundo y me diste. Eran tuyos y tú me los diste. Ellos han cumplido tu palabra y ahora conocen que todo lo que me has dado viene de tí, porque yo les he comunicado las palabras que tú me diste; ellos las han recibido y ahora reconocen que yo salí de tí y creen que tú me has enviado.
“Te pido por ellos; no te pido por el mundo, sino por éstos, que tu me diste, porque son tuyos. Todo lo mío es tuyo, y todo lo tuyo es mío. Yo he sido glorificado en ellos”.

Jesús no sólo está pidiendo por los discípulos, sino también por nosotros, sus seguidores en el futuro.

Y finalmente, Jesús se despide por última vez:

“Ya no estaré más en el mundo, pues voy a tí; pero ellos se quedan en el mundo”.

Jesús, ha existido desde el inicio del tiempo junto con Dios y el Espíritu Santo. Después, todos nosotros, nuestros abuelos, padres, madres, hijos, nietos, etc. Todos vamos pasando por la Tierra en nuestra vida, y después, en nuestra muerte, si hemos sabido sequir a Jesús, tendremos la oportunidad de verlo otra vez en su gloria junto con Dios.

Pero esta vez, para siempre.

Author: Oscar Editor

Oscar es el editor de NosRodea.com

Share This Post On

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.